Dra Zul Contreras (Zul Cont)

El intermediario y el injusto desequilibrio en el mercado inmobiliario.

In Derecho, Inmuebles, Propiedades on septiembre 17, 2011 at 4:15 pm

Las cuestiones del mercado inmobiliario pertenecen al ámbito de las inmobiliarias, los escribanos, las empresas de construcción y el Estado recaudador impositivo. El comprador y el vendedor dejan tasar su propiedad; deben recibir un asesoramiento integral; y finalmente, optan por autorizar la venta o no. Si los negocios se presumen que han sido contraídos de buena fe, nadie debería sospechar que la inmobiliaria le tasó a un precio devaluado en relación al mercado para quedarse con la propiedad y luego revenderla a un mejor precio; o para cobrar la comisión rápidamente sin importarle si usted pierde mucho dinero. Supuestamente, eso no debería ocurrir, porque el intermediario debe velar para que el negocio entre ambas partes se lleve a cabo favoreciendo a ambas partes. Si la idea es obtener rápidamente una comisión, sin importarle qué comprará el vendedor con ese dinero que obtuvo ya no estaríamos hablando de buena fe. Si la inmobiliaria pone un precio y con ese valor al vendedor no le alcanza para comprar un inmueble aunque más pequeño y más alejado de la zona céntrica, entonces es un pésimo negocio. No creo que sea de buena fe imponer un precio de venta al vendedor y el mercado no puede tener un desequilibrio semejante. Si a esto sumamos los gastos escriturarios por impuestos y honorarios entonces la situación se torna gravemente peor. Al vendedor le queda un monto mucho menor y al comprador le sale todavía más cara la propiedad. Cuando nos referimos a un negocio inspirado en la buena fe de sus partes negociales estamos incluyendo prácticas, usos y costumbres de buena fe. Los intereses de ambas partes deben ser equilibrados por los intermediarios. Si un vendedor vende en un barrio caro y no le alcanza para comprar otra propiedad ni más pequeña ni más alejada en un barrio humilde, entonces esto significa que le han tasado su propiedad incorrectamente aunque intenten humillarlo diciéndole que usted no sabe nada, o que su propiedad no vale nada, o que todo ha bajado justamente en la cuadra donde está su inmueble. Ya no confíe. Es un gran negocio tener una inmobiliaria. La propiedad es suya y el valor lo pone usted. Siempre habrá tiempo para bajar, porque para REGALAR hay tiempo. Decenas de asociaciones benéficas le estarán agradecidas.

ABOPERIOMEDIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s