Dra Zul Contreras (Zul Cont)

Manifestaciones de la rebelión juvenil de los años 50: los gamberros.

In Compoertamiento humano, Historia, Sociología on marzo 1, 2011 at 5:19 pm

Los Gamberros.

La primera reacción de los jóvenes ante la sociedad de consumo y postindustrial tomó un carácter visceral e inconsciente -inconsciente por carecer de una doctrina- que en parte aceptaba con pasión la sociedad establecida, y en parte la rechazaba por no conseguir integrarse en ella. En el momento en que surgió el rock’n roll se produce en todo el mundo civilizado la aparición en masa de la juventud en la escena social y con una fuerza sin precedentes. Un sector de esta juventud, atraído por las promesas del consumo, por la nueva música excitante, por la velocidad de las motocicletas y por las nuevas modas, desea tener aquí y ahora ese “paraíso prometido”. Estos jóvenes, superadores de la fuerte represión y del ascetismo de la posguerra, se lanzan alocados en busca de la libertad y del placer; pero cuando se encontraron con que la sociedad no está dispuesta a cambiar su orden ni a dar nada si no es a cambio de grandes ganancias, ese sector juvenil transformó su entusiasmo en violencia. Por lo general, su miembros provienen de la clase media baja y de la trabajadora, aunque casi toda la juventud se siente tentada a actitudes parecidas. En Alemania se les denominó halbstarke; en Gran Bretaña, teddy-boy, mods y rockers; en Italia, vitelloni; en Francia, blusons noirs; en Suecia, skunafolke; en Dinamarca, anderupen, en los Países bajos, nosem; en Japón, kami-nari-soku; en España, gamberros. Los hay también en los países socialistas: los stiliague soviéticos, los hooligans polacos, etc.

El gamberrismo no es una protesta; en la mayoría de los casos es el resultado de la inmensurable distancia entre las propuestas formales de la sociedad y sus autorizaciones concretas. En los jóvenes, este desequilibrio se traduce en un malestar que expresa por el ataque a objetos que simbolizan la sociedad. Se jactan de producir ruidos exagerados como muestra de la propia vitalidad o poder, con el fin de molestar a la gente de orden, aunque en realidad a todo el mundo, o bien realizan actos gratuitos, como molestar a hombres y mujeres que pasean pacíficamente, pero sin llegar a grados graves de delincuencia. Igualmente, existe un tipo de delincuencia que se inspira en el gamberrismo.

Antes de esta época, había jóvenes y adolescentes que hacían tales cosas e, incluso más violentas: las pandillas de “golfillos”, para ejemplificar. Pero las conductas de estos tenían un sentido diferente. Eran actos de supervivencia, más que resultados del resentimiento.

“Por otra parte, el gamberrismo, al conseguir los jóvenes cierto grado de bienestar y capacidad adquisitiva, produjo otros grupos paralelos a los mencionados, como los populares dandies, jóvenes atildados y apegados a ciertas modas impuestas por el comercio o desde el interior del grupo, que si bien ya nada tienen de propiamente rebeldes, se basan en sentimientos “tribales” tan fuertes como los de los gamberrros puros, con notable tendencia marginal. Con la aparición de esos últimos, han desaparecido aquellos que, armados con cadenas y navajas, montaban ruidosas motocicletas, acompañados por esclavizadas muchachas”.

————————————-

Libro: “La protesta juvenil”. Biblioteca Salvat de grandes temas. Personalidad entrevistada: Herbert Marcuse. Ed.Salvat editores S.A. pág. 108.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s